Poesías: “Laborar cansa”, “la tierra y la muerte” y “Vendrá la muerte y tendrá tus ojos” de Cesare Pavese

 [Traduzione di José Daniel Henao Grisales ]

 [QUI] potete leggere il testo italiano già pubblicato su Retroguardia.

[Per il centenario della nascita dello scrittore piemontese]

Poesías: “Laborar cansa”, “la tierra y la muerte” y “Vendrá la muerte y tendrá tus ojos” de Cesare Pavese

 

De Francesco Sasso.

 
Pavese comenzó con la cosecha de poesía “Laborar cansa” en 1936, después, 1943. Textos compuestos entre 1930 y 1935; justo cuando estaba más distante y  donde se puede imaginar el hermetismo triunfante en aquellos años.

 
El volumen presenta una serie de poesías-relatos di Pavese, quien de frente al primer proceso macizo de industrialización de la sociedad Italiana, advierte el peligro de una marginación creciente en el rol del intelectual y sobre todo, una laceración ostensible entre el campo y la ciudad, con la consecuencia de una devastación feroz en el mundo campesino.

 
Todavía en los lugares de la ciudad, de la fábrica, del café, la poesía de Pavese se incrusta como conciencia crítica de la realidad.  El poeta busca “reunir la naturaleza cierta de las cosas para ver todo con ojos vírgenes”

 
Pero “la naturaleza cierta de las cosas” en la sociedad industrializada está en la mercancía, en el canje, la producción y la economía. Justo es el caso pues de los personajes típicos en el escenario metropolitano de la poesía de Pavese, porque allí se encuentran la prostituta, el borracho o el pordiosero.
Finalmente también es el amor, parece afirmar Pavese, y la misericordia. Y de la mujer angelizada (que ampara) de la tradición literaria Italiana, se pasa a la puta que no salva a ninguno.

 
En laborar cansa, el verso se despliega en amplias estructuras narrativas y los tonos son aquellos del lenguaje  hablado, introducido siempre por elementos dialectales y de jergas.

 
Pavese proyecta los temas que animan su narrativa- el apego a su tierra de origen, la relación ciudad-campo, los mitos de la infancia, la condición miserable de los marginados y emigrantes-, sobre la pantalla de la cultura americana (Whitman, Lee Masters) con iguales asperezas prosísticas y con leves notas líricas.

 
De 1934 al 1940 la vena poética de Pavese se seca y en las composiciones entran las figuras carcelarias y de la soledad (la ventana, la estancia, la plaza desierta). La mirada del poeta tiende a torcerse lejos de los lugares de comercialización  faltos de autenticidad en la ciudad. De la poesía-cosecha se pasa a la poesía-símbolo. La “naturaleza cierta de las cosas” no es más la mercancía sino la muerte.

 
Las otras colecciones, “La tierra y la muerte” (1945) y “Vendrá la muerte y tendrá tus ojos” (1950), se sacuden sobre una vena íntima. Abandonando la prosodia de “Laborar Cansa” el poeta recupera los senarios y los septenarios de la tradición lírica italiana.

 
En “Vendrá la muerte y tendrá tus ojos” la ocasión es dada por el infeliz amor del poeta hacia la mujer Dawling.

 
Tema central de la obra y de la identidad, Eros-Thanatos (amor-muerte) que no declina como ejercicio literario, sino como un trágico núcleo existencial que será resuelto luego, ¡ay de mí!, por el suicidio del poeta.

 
En “Vendrá la muerte y tendrá tus ojos” las líricas son aquellas en las que el poeta se pondrá de frente al éxtasis y al misterio angustioso del amor, frente propio destino último: la muerte.

 
f.s.

[Cesare Pavese, Las poesia, Einaudi, 2006, pag. 348, € 10,00]

 
[Leggi tutte le traduzioni di José Daniel Henao Grisales pubblicate su Retroguardia ]